Llámenos: 902 026 327 | 93 100 14 43

Administración de redes y sistemas

  • tamaño de la fuente

Cualquier infraestructura requiere un mantenimiento regular para evitar sorpresas desagradables. No obstante, no todas las empresas cuentan con personal técnico cualificado entre su plantilla para la realización de las tareas necesarias, bien sea porque el volumen de trabajo que genera su infraestructura no justifica tener trabajadores a tiempo completo, o bien porque son pequeñas empresas que no pueden asumir el coste necesario.

Trabajamos constantemente para ofrecerle un servicio de mantenimiento ajustado a sus necesidades para que su negocio nunca se detenga por un problema informático.

    

       

           

Estudio sin compromiso

Realizamos un estudio detallado de su infraestructura para ofrecerle una solución personalizada.

       

    

    

       

           

Trato personalizado

Conoceremos su infraestructura y, por ello, podremos ofrecerle un trato mucho más cercano.

       

    

    

       

           

Precios competitivos

No pague por lo que no necesita. Le ofreceremos precios ajustados a sus necesidades reales.

       

    

    

       

           

Seguimiento continuo

Su infraestructura estará en constante seguimiento por parte de nuestro personal técnico.

       

    

Servicios

  • Mantenimiento preventivo

    La mayoría de negocios dependen, en la actualidad, de sistemas informáticos para muchos de sus procesos productivos. Se hace imprescindible, por tanto, evitar que aparezcan problemas que puedan paralizar la actividad empresarial. Para conseguirlo hay que realizar tareas periódicas que ayuden a prever y evitarlos.

    • La monitorización de los puntos clave ayuda a anticipar problemas causados por la degradación del sistema, detectándolos con suficiente antelación como para corregirlos antes que de vayan a más.
    • La revisión de logs permite comprobar si el sistema está funcionando correctamente, investigando los eventos que suceden día tras día y que pueden ser indicadores de futuros problemas.
    • La correcta gestión de los backups ayuda a recuperar el sistema a un punto del tiempo con mayor rapidez y consistencia en casos de desastre.
    • La instalación de actualizaciones y parches ayuda a prevenir situaciones de riesgo mediante la corrección de vulnerabilidades o la solución de problemas conocidos en sistemas operativos y aplicaciones.

  • Mantenimiento evolutivo

    A pesar de que la infraestructura funcione correctamente hay ocasiones en las que es necesario realizar cambios que permitan aumentar capacidad, rendimiento o introducir nuevas funcionalidades, todo ello con el objetivo de ofrecer un mejor servicio al usuario final. Algunos ejemplos son:

    • Cambios de networking como mejoras de cableado, substitución de electrónica de red, introducción de nuevos elementos o intervenciones más simples como cambios de configuración.
    • Actualizaciones de versiones de software o sistemas operativos que mejoran el rendimiento o solucionan problemas, instalaciones de nuevas aplicaciones, etc.
    • Despliegue de políticas para automatizar tareas como asignaciones de unidades de red o impresoras, instalaciones automáticas de software, aplicación de restricciones de seguridad, etc.

  • Mantenimiento correctivo

    Hay circunstancias en las que no es posible prever ciertos tipos de problemas, que se detectan cuando ya son evidentes. En esos momentos es extremadamente importante actuar con rapidez pero, sobre todo, con la suficiente calma como para no cometer errores que agraven la situación.

    • Recuperación de desastres provocados por fallos físicos de almacenamiento, corrupción de datos o infecciones por malware.
    • Solución de fallos de comunicaciones causados por mal estado de electrónica de red, configuración errónea o problemas relacionados con el cableado.
    • Substitución de componentes o periféricos por fallo físico de los mismos, reinstalación de sistemas operativos, etc.

volver arriba