Llámenos: 902 026 327 | 93 100 14 43

Recuperación de datos

  • tamaño de la fuente

Sólo hay dos tipos de discos duros: los que han fallado y los que fallarán.

Aunque parezca un descarado argumento de venta en toda regla, esta frase es una triste realidad. Un disco duro es un dispositivo mecánico que gira constantemente a un elevado número de revoluciones por minuto, sufriendo un desgaste de sus componentes tanto por las horas de funcionamiento como por la temperatura soportada. No es de extrañar, entonces, que pueda fallar en algún momento de su vida.

En algunos casos el desastre es previsible pues, tiempo antes de producirse, el rendimiento del disco se degrada y se producen errores de lectura y escritura que ayudan a detectarlo antes de que vaya a más. En otras ocasiones, el fallo se hace visible cuando ya es demasiado tarde, por lo que sólo se puede recurrir a técnicas de recuperación de datos.

Si se ha llevado una buena política de copias de seguridad la situación se resuelve mediante el reemplazo del disco duro afectado y la restauración de los datos perdidos desde la copia más reciente, y el mayor problema será la afectación al negocio en forma de horas de inoperatividad del servicio. Pero, si no se dispone de una copia de seguridad correcta o, simplemente, jamás se ha realizado ninguna, ¿se puede hacer algo para recuperar los datos perdidos?

La respuesta es . Existen laboratorios especializados en recuperación de datos de discos dañados lógica o físicamente, por supuesto, siempre que se cumplan las condiciones necesarias para poder hacerlo.

¿Cómo funciona?

  • Se envía el disco afectado al laboratorio.
  • El laboratorio realiza un análisis de la afectación del dispositivo y valora si es posible la recuperación de los datos.
  • En caso afirmativo, se emite un presupuesto de la recuperación de los datos al cliente, que éste deberá aprobar.
  • Si el presupuesto es aprobado, el laboratorio procede a la recuperación y volcado de los datos afectados en un dispositivo sano que envía de vuelta al cliente.

Si el presupuesto no resultara aceptado por el cliente éste deberá abonar, únicamente, los gastos de envío del dispositivo afectado.

volver arriba